Sep
13

–> Comenta esta entrada en Facebook

Jaén, 13 de septiembre.
¡Genial etapa! Se me puso la piel de gallina con la subida a La Pandera. Otra vez Cunego; el de Lampre es el tercero que hace doblete en esta carrera, como ya lograsen Cancellara y Greipel. Por la mañana, después del control de firmas, y corriendo –¡pero corriendo muchísimo!- de camino al arco de salida, se lo comenté al italiano: “Oggi sarà il tuo giorno!”. Sonrió y comentó que llegaba sin presión, pues ya había cumplido. Ha pillado la fuga… ¡y para arriba!

La lucha por la General le ha quitado un poco el protagonismo en la subida. Trabajo de Liquigas para Basso, pero al varesino le faltó un poco; otra vez el impulsivo Gesink, e incluso Evans, enrabietado por lo ocurrido en Sierra Nevada. Valverde y Samu se quedaban, pero no perdieron los nervios: experiencia y sangre fría, que el puerto es muy duro. Estrategia perfecta, ya que los dos recuperaron, y a la postre sacaron unos segundillos. Samu desbanca a Basso de la tercera posición, pero la igualdad se mantiene. Y atención a una cosa: ya no hay finales en alto, pero la Vuelta no está decidida. Mañana será otro día de fugas, pero el final es duro e intrincado. Lo cierto es que la carrera hasta Madrid es coto para valientes.

Este domingo sí salió perfecto el control de firmas, con una grada para ver a los corredores y la gente de Granada volcada. ¡Hicimos hasta la ola! Incluso junto al publico hemos presentado a Valverde. “Señoras y señores, con Vds. en Granada, ¡Alejandro…!”, y el público, gritando a la vez “¡Valverde!”. Y como os comentaba, todos los das hay que salir corriendo del pódium de firmas. ¿Por qué? Porque después del control hay que hacer el corte de cinta desde el inicio de la salida neutralizada, y da igual si está a 50 metros como a 300, con lo cual, entre el público y los ciclistas, voy haciendo quiebros para llegar a tiempo y presentar a la autoridad de turno. Después, aún otro sprint hasta llegar al hotel y salir por delante de carrera. Por el contrario y a veces, por apurar esperando la llegada de los ciclistas en el aparcamiento, a la salida he llegado muchos días casi con el control de firmas.

Ya en Jaén capital, toca la rutina diaria: ducha y cena, hoy fuera del hotel… ¡porque tengo visita desde casa! Una bonita excepción: ¡qué gran día!

¡Nos vemos en las carreras!

Anuncios
Sep
12

–> Comenta esta entrada en Facebook

Sierra Nevada, 12 de Septiembre.
Este sábado sí nos lo pasamos bien. ¡Qué etapa! Vaya escapada de 26 corredores, con Dani Navarro generando peligro para la general. ¿Y que os ha parecido la gesta de David Moncoutié? Esta vez sí tuvo la recompensa merecida, después del sinsabor de Aitana. Victoria trabajada, pero que muy trabajada, con casi 160 kilómetros de fuga. Así, como un héroe, ha llegado a la meta de Sierra Nevada.

Os contaré una cosa de Moncoutié: en francés se pronuncia la “e” final, pero en España tendemos a no pronunciarla. Pues bien: un día vino al control de firmas su compañero Bingen Fernández, y me dijo: “Juan Mari, ¿puedes pronunciar el apellido de David terminado en “i” y no en “e”? Es que me ha preguntado a ver si es posible, porque le gusta como lo pronunciamos aquí, acabado en “i”“. Y yo, claro, si al corredor le gusta así, pues así será. Cuando llegó al control de firmas lo hice de dicha manera, remarcando mucho la “i”, y la sonrisa del francés, llena de complicidad, fue realmente genial.

Sólo es un detalle, y lo importante siempre es lo deportivo, pero las anécdotas y el cariño con el que tenemos que tratar a los ciclistas hace que ocurran estas cosas. Otra más que puedo contar, y que viene ya desde que estuvimos en Holanda, viene porque pude comprobar cómo se pronuncian en neerlandés los nombres de sus corredores… y también os puedo decir que no doy una. Es super-difícil, así que lo que hago cuando llega Johnny Hoogerland, la estrella emergente del Vacansoleil, es ponerle el micro y que lo pronuncie él, porque luego, cuando lo intento hacer yo… no hay manera.

En resumidas cuentas, Valverde sigue de oro en esta Vuelta que va por eliminación: ¡qué pena el pinchazo de Evans! Samu corrió de menos a más; le podía haber caído una barbaridad de minutos y se recompuso. Mosquera, igual de bravo; Gesink sigue ahí, al igual que Basso, y, por lo general, todo sigue igual de emocionante. Estamos ya bajando hacia Granada; llueve y la temperatura es de unos 12ºC: ¡otro contraste! Poco a poco, también hace mella el cansancio entre la gente, así que mañana, con más montaña, nos esperan nuevas sorpresas.

¡Nos vemos en las carreras!

Sep
11


–>
Comenta esta entrada en Facebook

Alto de Velefique, 11 de Septiembre.
Las fuerzas están muy justas, y ya vemos lo que cuesta sacar diferencias. La gente se queda de madura, y no hay ningún corredor que vaya sobrado. Un día más, la tensión la ha mantenido la inquietud por saber si la escapada iba (o no) a llegar a meta. Al final, el sprint entre Hesjedal y David García Dapena fue agónico. El primero ya ha sido campeón canadiente de contrarreloj, y hoy ha demostrado su estilo de competición para llevarse la victoria. La primera curva del Alto de Velefique llevará, así, su nombre, en una bonita iniciativa que recuerda a la actitud francesa con L’Alpe d’Huez.

En lo estrictamente deportivo, me da la impresión que los ciclistas son conscientes de toda la dureza que queda por delante, y no se deciden a atacar. Es siempre el Caisse quien acusa buena parte del esfuerzo tirando, y nos hemos tenido que conformar con los ataques de Mosquera y un impulsivo Gesink, que entre bonificación y tiempo en meta ha reducido la ventaja de Valverde a sólo 16 segundos.

Me hubiera gustado que hubiese habido más público, pero varios factores han condicionado la realidad para que fuese así. Creo que, durante la subida, había bastantes sitios donde los aficionados podían aparcar sus coches; el alcalde de Velefique había habilitado igualmente varias zonas en el alto. Sin embargo y a la postre, entre unos y otros, los aficionados son los grandes perjudicados. Queremos ver las cunetas como en el Tour, repletas de público… y cortamos el puerto con tanta antelación que al aficionado no le da tiempo ni a llegar.

Esa es una de las cosas que más pena me da en este deporte. El espectáculo son los ciclistas, pero la TV también refleja muchas cosas, y entre ellas está el aficionado de a pie, que se desplaza por muchos kilómetros lejos de sus casas para animar y ver en primera fila el sufrimiento de los corredores, para jalearles. Sigo diciendo que el ciclismo es un deporte popular que necesita la cercanía de los aficionados. Y los aficionados se merecen nuestro respeto.

¡Nos vemos en las carreras!

Sep
10

–> Comenta esta entrada en Facebook

Almería, 10 de septiembre.
El cuerpo agradece el día de descanso. Después del ritmo que llevamos, entre hotel, coche, trabajo en salida, más coche, trabajo en meta, otra de coche y vuelta al hotel, todo ello repetido durante casi dos semanas, se te hace hasta extraño. Sí, es cierto que puedes dormir más, y de hecho la jornada es aprovechada por muchos, pero como ya estoy habituado a mis horarios, no hay forma. Al final, todo lo haces a la misma hora: el “footing” mañanero, el desayuno… aunque, por lo menos, hoy no me pongo la camisa roja.

La lavandería del hotel sí que trabaja hoy a destajo. La impedimenta hoy se compone de bermudas y camiseta, todo de lo más cómodo. Lo que sí da pena es que el día de descanso pille tan lejos de casa. En alguna otra edición de la Vuelta, en la que el descanso nos cogía en Santander, al pie de la Estación de Cerler o no mucho más lejos, nada más terminar la etapa me “piraba” para casa volando. A pesar de tener que hacerte más horas todavía en el coche, eso sí que lo agradece el cuerpo y la mente: tu cama, tu gente, ¡ay, cómo se les echa en falta! De hecho, hoy empiezan las fiestas de mi pueblo, Alsasua, y un año más me pillan muy lejos. Vamos, que ni las huelo; habrá que esperar a Ferias, Nochevieja… o quién sabe.

Lo que si os puedo decir es que, esta mañana, cuando yo salía a correr, todavía había gente de la Vuelta de marcha por Almería. Y claro, ahora he visto a alguno de ellos en pleno paseo… y tendríais que verles las caras a más de uno. Eso sí: que aprovechen, que aquí todo el mundo curra mucho. Algunos ciclistas también han aprovechado para tomarse algo en alguna terraza: ¡ellos sí que se lo merecen, porque todavía quedan 10 etapas, todas ellas seguidas! Por un día, también se puede comer de plato. Que lo de el catering está muy bien -todos los días recogemos una bolsa con dos bocadillos, una pieza de fruta y un refresco-, pero no hay nada como comer tranquilamente en una terraza.

Atención al tríptico andaluz: todos pendientes de la TV, porque nos lo vamos a pasar muy bien.

¡Nos vemos en las carreras!

Sep
09

–> Comenta esta entrada en Facebook

Carvaca de la Cruz, 9 de septiembre.
¡Y más extranjeros! Sprint loco el de Caravaca este miércoles. En 2010 celebran un nuevo año santo, y como promoción internacional han elegido un final de etapa de la Vuelta. Incluso con ello, han incluido una apuesta muy interesante que suele salir bien, y es otra cosa que suelo decirles a los organizadores: un paso previo antes de la llegada. Haces el doble de publicidad, el público puede ver dos veces a los corredores y el ambiente es mayor. Es algo que hemos visto ya en Murcia y en otras etapas de esta vuelta, que puede ser conflictivo por organización, pero que jamás falla.

En lo deportivo, ya comienzan a repartirse un poco las victorias los equipos: hoy, con Farrar, para el Garmin. Resulta que es el día que menos han trabajado… y el día en que se la acaban llevando. El ciclismo es así. En cualquier caso, de lo que no podemos quejarnos tampoco en tierras españolas es del público, y es que parece que la carrera va calando. Es algo que me han preguntando varias personas: “¿cómo va la afluencia de público?” Pues de momento, la salida de Murcia estuvo a tope, y la llegada, aún más todavía. Pero me comentaba igualmente un periodista, esta mañana en la salida: ahora que hay un montón de aficionados, no hay muchos medios de comunicación, cuando hace 4 días era justo lo contrario. El mundo al revés.

Este mismo miércoles tenemos traslado hacia Almería, en el coche pilotado por Dani Clavero. 208 kilómetros tirado en el asiento trasero, comiéndome un buen pastelillo de los avituallamientos de los ciclistas: ¡una de mis aficiones! Pastel de arroz, más luego un bollito con membrillo: ¡no veáis que buenos están y con qué cariño están preparados por los auxiliares! Endulzándome rumbo a Andalucía, donde puede decidirse esta carrera.

¡Nos vemos en las carreras!

Sep
08

–> Comenta esta entrada en Facebook

Murcia, 8 de septiembre.
¡Menudos galgos iban en la escapada de la etapa de Murcia! Si la jornada de ayer fue atípica en su resultado, hoy teníamos en la fuga a los auténticos cazaetapas. Miren si lo avisó Freire en la salida de Alicante: “Hoy, la escapada llega”. Y así fue. Me encantaron los últimos kilómetros: la subida a la Cresta del Gallo, con Gerdemann y Beñat Intxausti… ¿y la bajada? A veces, las bajadas marcan más diferencias que las subidas.

Total, que de los cuatro de cara a meta, ninguno lideraba la prueba en la cima, para terminar llevándosela Gerrans. Otra victoria extranjera, ¡y decían que a la Vuelta los extranjeros venían a pasearse! Vaya con Vinokourov. De camino al hotel –bueno, de paseo, porque en Murcia lo teníamos al ladito de la meta y de la salida de este miércoles, ¡esto sí que es un lujo!-, venía hablando con mi amigo Dani Clavero, y hemos coincidido los dos en que el kazajo se va a llevar una etapa. Después de tanto tiempo sin competir, eso es algo impresionante.

En resumidas cuentas, y mientras escribo estas líneas, termino mi colada. Os aseguro que lo mejor en un viaje así es hacerla día a día, porque, si no, la maleta es un desastre. Diariamente, nada más llegar al hotel, para que mañana por la mañana este seca. ¡Todavía hay gente que se viene a la Vuelta con 25 calzoncillos y 25 pares de calcetines! Ya aprenderán, jeje. Tras la etapa toca paseo y cena a eso de las 21.00, un poco de charla… ¡y a la camita, que esto no para!

¡Nos vemos en las carreras!

Sep
07

–> Comenta esta entrada en Facebook

Xorret del Catí – Castalla, 7 de septiembre.
No hay forma de que lleguen los corredores al control de firmas. Llevamos dos días seguidos en una tendencia de dejadez general para con el respeto a las normativas vigentes; si los jueces estuviesen puntillosos, habría un saco de multas, y sin exagerar para nada. Desde que vienen los autobuses sólo tienen ojos para preparar su vestimenta, y entre eso y otros entretenimientos, es la hora de la salida. Muchas veces creo que los ciclistas no piensan que eso también es parte de su trabajo: no ya asistir al control de firmas, que no deja de ser testimonial, sino que el público les vea, y que se vean las marcas que les pagan.

Muchas veces les digo que yo estoy harto de verles cada día, pero que el público se merece un respeto. En la etapa del domingo, en el control de Alzira y a la hora de cerrar, faltaban unos 20 ciclistas por firmar, y este lunes en Alcoy los aficionados se han quedado sin ver a Valverde, porque ya era la hora. ¡Es una lástima! Ya os digo que a mí me fastidia por el público que quiere verles, hacerse una foto o pedir el típico autógrafo, y es que el ciclista tiene que estar cerca del aficionado.

Lo que sí me gustó fue la etapa, en primer lugar por la emoción que generó ver si los escapados serían cazados o no. Las duras rampas del Xorret del Catí hicieron que los ciclistas se retorciesen encima de la bici. Las arrancadas de Valverde y Evans, la respuesta de Basso… y el sprint por la bonificación. ¡Menudo mosqueo de Evans con Gesink al cerrarle en el sprint! Creo que el holandés se llevó también un cabezazo del australiano.

Eso me gusta menos, pero son los nervios… y no los que no tuvo Gustavo César Veloso, cuya victoria –la primera de los españoles en esta Vuelta, la que os anuncié que acabaría llegando- fue un verdadero alegrón. ¡Eso sí que es una victoria trabajada, y lo demás es cuento! Se acerca el segundo día de descanso, pero el hotel que nos han puesto en Alicante, antes de la llegada en Murcia, sí que es un descanso… ¡Qué lujos!

¡Nos vemos en las carreras!

Sep
06

–> Comenta esta entrada en Facebook

Alto de Aitana, 6 de septiembre.
Seguimos con el dominio extranjero en esta Vuelta a España… pero estad tranquilos, porque las victorias nacionales llegarán. Sí llegó el primer día de montaña, y ya se han visto las cartas sobre la mesa. Evans es el nuevo líder, y a pesar de lo que diga, ha venido a por la Vuelta. Cunego se llevó la etapa para el Lampre; el italiano siempre le pone ganas, pero le suele costar la victoria y esta vez se la llevó. ¡Menudo saludo me ha lanzado cuando empezamos la entrega de premios! Es un corredor de cuya victoria me alegro mucho, aunque también me da pena por Moncoutié, que se lo ha trabajado hasta el final, y que ha visto como Cunego le pasaba a sólo un kilómetro de meta. El ciclismo tiene estas cosas: ves que tienes la gloria a un paso… y de repente, todo se va al traste.

Aquí comenzó la montaña, pero seguimos con mínimas diferencias. Veremos este lunes, con el Xorret de Catí como enorme escollo de cara a meta. Hoy, al igual que los ciclistas, he notado la paliza de la crono de ayer, y es que hay días que cuestan más que otros. Lo importante es que el público no lo note, y tratar, cada día, de echar el resto en tu trabajo. Creo que nos quedan unas dos horas para llegar al hotel desde donde os escribo, aún en la sierra alicantina. Hoy dormimos en Alicante, y a pesar de que es una bella ciudad, no hay ni tiempo para el turismo. Queda recuperar, porque mañana sigue el espectáculo.

¡Nos vemos en las carreras!

Sep
05

–> Comenta esta entrada en Facebook

Valencia, 5 de septiembre.
Vaya palizón me pegué en la crono de Valencia: desde las 13.15 hasta las 17.45, micro en mano. Un poquito de música y algo de publicidad –siempre necesaria- no han sido molestias para que se viese hoy, a pesar de que lo que pareciese por la tele, un buen ambiente que me ha sorprendido. Imagino que muchos veríais la retransmisión: otro cambio de tiempo, con mucho viento y agua, que ha deslucido un tanto el trabajo de la organización, que se lo había currado un montón para que quedase lo más bonito posible.

Hubo mucha escénica este sábado: salida desde el mar, con un pasillo entre yates por uno de los embarcaderos del puerto de Valencia, y entrada en el circuito de Fórmula 1. Pero ante el tiempo no se puede hacer nada. Una grada impresionante en la recta de meta, que se hubiese llenado con sol, algo indiscutible con la playa de la Malvarrosa tan cerca… y luego, con la lluvia, el circuito se echó a perder. Para los ciclistas estuvo muy peligroso, desde luego.

Ya os digo que el ambiente, a pesar de eso, era muy bueno. A la gente enseguida se le ve si tiene ganas, y en todo ello tiene también mucha importancia el trabajo de un speaker: hay que ir de menos a más, para no quemar al público muy pronto, y terminar como una fiesta, como así fue en esta crono. En lo deportivo, “Espartaco” Cancellara estuvo sencillamente perfecto; por detrás, muy pocas diferencias entre los favoritos, y eso me gusta todavía más de cara a la montaña.

Por último, pero no menos importante, tuvimos en carrera al director del Giro, Angelo Zomegnan, siempre muy bien recibido en esta carrera. Mi garganta ha respondido perfectamente y estoy muy contento con cómo van las cosas tras ocho días de carrera… pero ahora toca descansar. Recordad: a un speaker no se le llama por teléfono después de un evento, ¡no contesta! En Aitana, más y seguro que mejor.

¡Nos vemos en las carreras!

Sep
04

–> Comenta esta entrada en Facebook

090904

Xàtiva, 4 de septiembre.
Otro día de calor el que hemos vivido hoy en Xàtiva. Creo que nos vamos acostumbrando ya, pero, aun así, el contraste sigue siendo brutal, y es que en dos días hemos pasado de los 15ºC de Lieja… a los 35ºC de hoy en todo el interior de Valencia, por donde ha transcurrido la etapa. Un buen contraste que seguro notarán los corredores, tanto en el día a día como en el desgaste que les produce en la carretera en cada momento. Así lo expresaba Samuel Sánchez por la mañana en el control de firmas; todo esto mina las fuerzas de los corredores y, en la tercera semana, cuando quizás todo esté cerrado, eso se va a notar.

¡Vaya con el cava de Borut Bozic, no había forma de descorchar la botella! Ya sucedió algo parecido con Henderson en Venlo, y es que no salía ni el primer corcho, ni el segundo… con lo que, pasados casi tres minutos, no sabía ni por dónde meterse. Cosas del pódium, que parecen detalles divertidos cuando se ven por la tele pero que suponen preocupación y jaleo para los que estamos por detrás, y no necesariamente en lo referente a este detalle.

Los del sonido, los corredores, los de protocolo… mucha gente que coordinar para que todo este espectáculo se vea bien, tanto a pie de calle como por la pequeña pantalla; todo para que los patrocinadores se sientan contentos con el dinero invertido, y sigan pensando que apostar por el ciclismo es una buena inversión. Nos ha comentado una casa de apuestas patrocinadora en esta edición que, en sólo dos días, han logrado un 23% más de consultas por Internet. Impresionante, ¿verdad? No tanto como el palizón que me espera mañana: empezaré a hablar a eso de las 2, y pasadas las 6 de la tarde terminaré. ¡Qué dolor de garganta, uff!

¡Nos vemos en las carreras!